1 nov. 2012

Resumen: Historia de Neiva y el Huila


CALENDARIO HISTÓRICO DEL HUILA


En 1537.  Gonzalo Jiménez de Quesada, al saber de los grandes tesoros que había en el sur de Santa Fe, salió en busca de ellos; el argumento era que se encontraban en el lugar grandes estatuas con pedestales; todo de finísimo oro.  

Su escolta la formaban 10 hombres  a caballo, 20 peones cargueros, un misionero y unas pocas armas.  El clima caliente les afectó la salud; les tocó sufrir mil percances, y sólo llegaron hasta el asentamiento indígena de los Otás, según lo atestiguan unos cronistas; otros, dicen que alcanzaron a subir hasta los llanos del cuchazón que hoy reciben el nombre de Altamira; luego regresaron, y sufrieron otras tantas penalidades, razón por la cual Jiménez bautizó la región con el nombre de "VALLE DE LAS TRISTURAS", primero por tanto momento angustioso y luego, por la tristeza de no haber podido encontrar los grandes tesoros que buscaba.   Llegó a Santa Fe, de regreso el 16 de febrero de 1538.

En el mismo año 1538.  El  Mes de Octubre, llega al territorio que hoy corresponde al Departamento del Huila, Sebastián de Belalcázar, quien venía de Popayán con una escolta de 200 infantes, 100 jinetes y gran cantidad de semillas, animales y herramientas de trabajo, transportada por un grupo de aborígenes ladinos que traía desde el Perú, para que le prestaran ese servicio.  Bajó por la margen derecha del río Magdalena hasta el río Fortalecillas donde encontró rasgos de que ésta región ya había sido visitada por otro español.

Belalcázar le dio el nombre de Valle de Neiva por la similitud de la región con el Valle de la Isla de Santo Domingo.  

En el año 1539.  El 8 de Diciembre, es fundada por primera vez la ciudad de Nuestra Señora de la Limpia Concepción de Neiva, por el Capitán Juan de Cabrera, que cumplía órdenes de Belalcázar, en el lugar que hoy se denomina Las Tapias, en predios de la Nación Indígena de los Tamas, Tribu de Los Otases; hoy este sitio corresponde al Municipio de Campoalegre con el nombre de Inspección Departamental de Policía de Otás, muy cerca de Las Tapias.  Se llega por carretera destapada y allí existe una pequeña capilla doctrinera digna de admirar por su estilo  de construcción, distribución urbanística e imágenes que allí se conservan.

En 1550.  Los aborígenes Otases aliados con los Duhos, Docnes, Totoyoes y demás tribus que formaban la nación Tárna, atacan y destruyen la ciudad de Nuestra Señora de la Limpia Concepción de Neiva (Hoy Las Tapias, Campoalegre); los españoles que lograron salvarse huyeron hacia el norte donde pudieron protegerse, recuperarse y después cobrar venganza por la agresión de los Támas.

1550. 18 de agosto El Capitán Juan Alonso, funda a San Juan Nepomuceno de Neiva, en el lugar que hoy ocupa Villavieja, en predios de los indios Totoyoes, para que sirviera de estación para la dura jornada entre Santa Fe y Popayán.

1551.  En el sitio que hoy se denomina La Mata, Corregimiento de Fortalecillas, Neiva, El Capitán Juan Alonso enfrenta sus soldados a un grupo numeroso de aborígenes; logra darle muerte a la mayoría y así castiga la destrucción que habían hecho de la fundación de Nuestra Señora de la Limpia Concepción de Neiva, en el lugar de Las Tapias (Campoalegre).  

En 1553. un 7 de Mayo.  El español Alvaro de Oyón, quién se hizo llamar "Príncipe de Libertad" por sus nativos y seguidores venidos de San Bartolomé de los Cambis y otros sacados de Timaná, ataca, incendia y destruye el caserío de San Juan Nepomeceno de Neiva, asesina a los Regidores que estaban reunidos en Cabildo y roba todo lo que estuvo a su alcance.

En el año 1559.  Los aborígenes Pijaos y Paeces, aliados con los Támas, atacan, incendian y destruyen a San Juan Nepomuceno de Neiva, hoy Villavieja; pero los españoles no sufrieron bajas, y pronto reedificaron el caserío.

En 1560.  El  24 de Octubre, Alonso del Valle, pide al Presidente y Oidores de Santa Fe, protección para los indios que quedaron con vida, después del asalto y destrucción de la ciudad de San Juan Nepomuceno de Neiva, y que se los habían llevado hacía 11 meses para Timaná.

El Presidente y Oidores ordenaron al Gobernador de Popayán que dejara en libertad a los naturales y que se les permitiera vivir donde más les conviniera.  Firma el oficio Francisco Velásquez

En 1563 Es fundado el caserío del Espíritu Santo del Caguán, pero pronto se despobló por miedo de lo que estaba sucediendo con otros caseríos.

En el año 1569.  14 de Noviembre, nuevamente es quemado el caserío de San Juan Nepomuceno de Neiva, por un grupo de aborígenes Pijaos

Para el año 1590. El  24 de Marzo,  el Caguán fue fundado por don Gaspar Gómez por orden del Gobernador Juan López de Herrera Por aquel entonces nombre del Espíritu Santo del Caguán y estaba situado más hacia la cordillera, en un lugar estratégico o desde donde se divisaba un bello panorama, ya que la palabra Caguán significa en lengua indígena "Mirador" estaba cerca de Neiva, pues sus parrrocos vivían en contacto frecuente con la Capital.  El Espíritu Santo del Caguán tuvo una existencia de casi un siglo y fue constituido como "cabeza de gobierno de capitulación".  La epidemia de viruela diezmaron su población de tal manera que en 1640 el historiador Rodríguez  Freile escribe al referirse al Caguán "falta poco para acabarse y consumirse".  Y así  fue pocos años después en que el poblado fue arrasado para acabar con la peste.  Con los supervivientes de éste flagelo se fundó en siglo XVII la nueva población del Caguán y se situó junto a la quebrada El Arenoso y las fuentes del Neme y el Salado y no lejos de la quebrada La Medina, todas ellas ricas, aún hoy día, en aguas cristalinas.

En 1606.  Llegan al Valle de Neiva, los primeros integrantes de la Compañía de Jesús  y comienzan a organizar la empresa (hacienda) de los Aposentos de Villavieja.

En el año 1610.  Es erigida la Gobernación de Neiva, bajo la Presidencia de Borja y la Real Audiencia, encargó de ella a don Diego de Ospina y Medinilla, antioqueño nacido en Remedios (Antioquia).  La formaban las providencias de Timaná, Neiva y Saldaña; pero no se materializó jurídicamente hasta 2 años después; años que dedicó su fundador a la exploración de un sitio ideal, el fomento de su amistad con los nativos y el desarrollo de su empresa agrícola y ganadera.

Se considera que de 1538 hasta 1610 corresponde la época de la Conquista del Huila, y de aquí en adelante sigue la época de la Colonia.

En 1612.  Don Diego         de Ospina y Medinilla, como buen Antioqueño, introduce al Huila, la Caña de Azúcar, posiblemente traída de su tierra natal, (antes los aborígenes extraían el dulce de la caña de maíz), y tan pronto comenzó la producción de caña, organizaron la destilación del alcohol en Neiva y TimanáDiego de Ospina y Medinilla recibió la encomienda de los Dujos como pago de sus Servicios a la Corona de España.

En el año 1618.  El Arzobispo  Fernando Arias Ugarte visita a Neiva; hace la travesía por el camino de Almaguer, San Agustín, Neiva, Santa Fe, porque venía de Quito, y no encuentra sacerdote permanente en' Neiva.

En el mismo año 1618.  Don Diego de Ospina y Medinilla, al observar que los indios Anaconas (Yanacanas), que había traído del Ecuador como cargueros en los viajes que había hecho Belalcazár y sus Capitanes, estaban ubicados en la parte alta de los ríos Fortalecillas y Las Ceibas, sobre la cordillera oriental, resolvió fundar un pueblo bajo la advocación de San Antonio de Padua de los Anaconas, hoy simplemente San Antonio, en agradecimientos de que eran aborígenes fieles a los españoles, muy trabajadores y mansos.

En 1620.  El Licenciado Francisco Triviño y Sotomayor figura como Cura y Vicario de la ciudad del Espíritu Santo del Caguán, dependiente de Neiva.

Para 1622.  El  23 de Septiembre. El Gobernador Diego de Ospina, reúne a sus Gobernados y les expone la necesidad de solicitar un clericó permanente para Neiva; el Cura José Pascual estaba únicamente encargado desde 1619; además, pide una contribución para tal efecto.

En 1622.  El Arzobispo Hernando Arias de Ugarte, nombra al Padre Monsen o José Pascual, como primer Cura y Vicario propio de Neiva, pagado directamente por los feligreses.

En el año 1630. 17 de Marzo.  Muere en Neiva Don Diego de Ospina y Medinilla, Gobernador de la Provincia, cuando tenía 63 años de edad; es enterrado en la capilla que él había ayudado a construir y que aún no se había terminado.  Hoy, sus restos reposan en la Iglesia del Convento de Santo Domingo, en Bogotá, y se cumple así la memoria y exigencia testamental.

En el mismo año 1630.  Según historia oral, en esta fecha es construida la capilla de Santa Bárbara, puesto en que la parte superior tenia escrito ese número; la pusieron como patrona, a Santa Bárbara porque en Neiva, toda la vida, han sido terribles las tempestades atmosféricas y los truenos.

En el mismo año 1630.  Don Francisco Martínez de Ospina, Gobernador de las Provincias de Timaná Neiva y Saldaña, regala a López Salcedo Jáuregui, 24 estancias de terreno, comprendidas entre los ríos Las Ceibas y Fortalecillas, sitio denominado el “Trueno” (hoy San Antonio de Anaconia), donde ya tenía posesión de 6 estancias que con anterioridad, le habían donado.

En 1639.  El Gobernador de la Provincia, de Neiva dona a Francisco Calderón doce estancias de terreno en la región del Trueno.

Para 1651.  3 de Agosto.  Don Diego de Ospina y Maldonado, quien se desempeñaba como Gobernador de la Provincia de Neiva, en reemplazo de su padre, retoma la fundación de San Antonio de Padua de los Anaconas, le da categoría de Distrito Parroquial y lo protege de sus enemigos (parece que no logró sostenerlo; los cronistas no lo vuelven a mencionar).

En 1656.  El 15 de Noviembre.  La Nación Tama aliada con los Bayanonsas y Paeces de Tierradentro, intentan destruir la ciudad de Neiva; afortunadamente un indio delató los planes al Sr.  Gobernador, y éste al Alcalde, Sargento Mayor Don Bernardo de Villarroel, quien puso en estado de alerta a la ciudad, y logró frustrar los planes de los naturales.

1671.  23 de Diciembre.  El Capitán, Marcos Ortíz y Arévalo, Alcalde Ordinario del Caguán, da posesión a Agustín Muñoz y Otero de la encomienda de los indios Aguayas.

En el año 1676.  La Real Audiencia les concede los títulos de Gobernador y Capitán General de la Provincia del Caguán y demás tierras que descubrieren y poblaren a Juan Fernández Wilches y Matías Carrillo.  Durante este mandato, se segregó la Provincia del Caguán, de la de San Juan
de los Llanos.

En 1692.  16 de Agosto.  Sobre el nuevo Caguán recogemos estos datos de don Gabino Charry: El pueblo de San Roque del Caguán vino a constituirse con los sobrevivientes del Espíritu Santo del Caguán, con muchos dispersos y gente advenediza.

A la fundación del Caguán contribuyó don Luis de Agoche, natural de la Ciudad del Espíritu Santo del Caguán, cacique del pueblo de Cachaya, encomienda de la cacique doña María Astrain.  Obedecían al cacique veinticuatro  individuos escapados de la destrucción de la ciudad.  Ellos cooperaron a la fundación con licencia expresa del Gobernador de Neiva, quien les fijo el plazo de cuatro meses para que construyesen casa.  Más tarde les fueron anexados los dibujos, reducidos a muy pocos, casi aniquilados.  De hecho el 7 de Enero de 1690 no tenía la  parcialidad de dibujos sino unos diez habitantes, porque había sido atacada y casi destruida por una epidemia de viruelas.  La mayor parte escaparon a las montañas inmediatas donde estaba ubicado  el Caguán y allí se refugiaron. Era cacique de esa época Bartolomé Cuisinde alias "Acosta".

El nuevo pueblo del Caguán vino a constituirse, por consiguiente, alrededor de 1690, y todos sus habitantes fueron inicialmente gentes que huían de la peste o que sobrevivieron a ella. Y es en este momento que hace aparicion en el Caguán la imagen de San Roque, abogado contra las pestes. En efecto, fue a raíz de estas epidemias que alguien trajo al Caguán la pequeña imagen de San Roque, y fue así como, se le cambio el nombre de Espíritu Santo por el de San Roque del Cagúan. La imagen de San Roque cobro inmediatamente fama en todos los alrededores, de modo que el 16 de agosto de  1692 tiene lugar la primera fiesta y peregrinacion de San Roque.  Su principal promotora fue "doña María Rivas, esposa de Aparicio Gómez".

En 1697.  3 de  Diciembre.  Después de vencer terribles dificultades ante el cabildo de Neiva, Fray Fernando de Pedreros, logra iniciar los trabajos del edificio, donde funcionaría el Hospicio de San Pedro de Alcántara, de Neiva.

1699. El Caguán figura como Parroquia y su primer Párroco fue el Bachiller Alfonso de Zamora, quien desempeñó el cargo durante 30 año aproximadamente;
murió allí en 1729.

1730.  El Presbítero Don Francisco Villalobos y Rojas, inició la construcción de un nuevo templo en Neiva, en el mismo sitio del anterior; de muros de tapia pisada, techo de madera rolliza y teja de barro. No se había dado al servicio, cuando fue semidestruído por el terremoto de 1785.

1733.  El Maestro Hemergildo Piña es encargado de la Parroquia del Caguán; después es nombrado como cura propio hasta 1750.

1755.  En los archivos de Teruel se encuentra constancia del paso de una caravana de aborígenes Paeces de Nátaga, que caminaban rumbo a Órganos,        principal centro minero.

1756.  EL 25 de Febrero.  El Dr.  José Antonio Moscoso Cura Doctrinero del Caguán, aliado con Bartolomé Cuisinde, Cacique de los Aborígenes, dirige una de las primeras insurrecciones verbales contra los españoles, pero la Real          Audiencia les hace duro proceso disciplinario y fueron sometidos nuevamente.
                                    
1761.  San Antonio de Fortalecillas aparece como caserío con cura propio; así lo demuestran los libros Parroquiales firmados por el Dr.  Antonio Lorenzo Montealegre  

1764.   4 de Julio.  Juan Asencio Perdomo, procurador de los Comuneros Colombianos, oriundo del Caguán, apoyado por un Clérigo, organiza una asonada contra el Gobernador de Neiva Don Miguel Gálvez y Ceballos, como protesta por la exagerada alza en los impuestos que tenían que pagar los naturales.   Los revolucionarios logran secuestrar al Gobernador y, de inmediato, mediante un juicio verbal de guerra lo condenan al destierro, lo obligan a subirse a una balsa y lo dejan a merced de las abundantes aguas del río Magdalena, frente al importante puerto de Caracolí.  El Sacerdote Cristóbal Álvarez, aboga clemencia para el Gobernador y logra el perdón, a cambio de que firmara capitulaciones rebajando los impuestos, con la promesa de no tomar represalias contra los manifestantes.   Así logra que den alcance al Gobernador y lo salven de las aguas.

 El Alcalde de Neiva, Sebastián Rangel, acompañado de varios personajes españoles, creyendo que el Gobernador iba río abajo, tomo otra balsa y de inmediato se lanzó a su rescate, con tan mala suerte que naufrago y se ahogaron 6 de sus ocupantes, incluido el Alcalde.  Pasaron los días y nada de lo pactado se cumplió.


Descargar Revista Huila No. 63 “Historia de Neiva”

No hay comentarios: