8 abr 2020

Nuevo contrato social arma contra la pandemia del Covid-19

Juan Jose Arango Escobar


En tiempos de crisis como la epidemia que estamos afrontando, surgen todo tipo de respuestas para dar solución. Desde Cali llega una novedosa propuesta: “Nuevo contrato social”, con el que según su autor pretende afrontar las consecuencias de la cuarentena que afronta en el planeta.

En un video subido a YouTube con el título “A propósito del Coronavirus: Un nuevo Contrato Social” donde el médico y escritor colombiano Juan José Arango Escobar lanza una formula aplicable a cualquier país, básicamente propone salir a trabajar atendiendo algunas recomendaciones. 

El planteamiento, que se puede ver en su totalidad ha causado opiniones encontradas, por lo tanto ponemos a consideración a nuestros lectores de un resumen de los argumentos del autor:

“Lo que les propongo, después de darle muchas vueltas a esto, es que hagamos un nuevo contrato social entre los ciudadanos. Esta propuesta no tiene por qué ser adoptada como dogma de fe, sino que pretende trazar una ruta que en algo difiere de la que estamos tomando, que no me parece la mejor. En la noche del 21 de marzo murieron 23 personas en un intento de fuga de la cárcel Modelo, al mismo tiempo que se confirmaron las 2 primeras muertes por coronavirus en el país. En mi opinión, esa noche la epidemia mató 25 personas en Colombia: 2 usando al virus como arma y 23 usando la respuesta de un grupo de seres humanos al miedo de morir hacinados en condiciones aterradoras. Como suelen decir los abogados, en mi opinión se configuró en esa cárcel la “inexigibilidad de otra conducta o de una conducta diferente”. Si clausuramos las ciudades y le decimos a todo el mundo que se encierre porque el virus nos va a matar, ¿Cómo podemos pretender que unos presos hacinados no se quieran escapar?

Pues bien, el nuevo contrato social que yo propongo, esta nueva forma de vivir que adoptaríamos todos de común acuerdo, sin firmar nada, sin exigir nada, sin vigilancia especial, consta de 3 puntos fundamentales:

1. Lo primero que tendremos que hacer es aceptar que esta epidemia cambiará nuestro modo de vida, la forma como nos vemos como individuos y como sociedad y la forma como interactuamos. 

2. Entender que el lavado de manos y el aislamiento social (al que me gusta más llamar distanciamiento físico), son la mejor herramienta que tenemos para combatir este virus.Quien crea que con tres semanas encerrados resolvemos este problema está en un error. Otro problema adicional de la cuarentena estricta y prolongada es que la gente dejará de trabajar, se perderán cientos de miles de puestos de trabajo y se quebrarán miles de empresas.

3. Hay que asumir el cambio del punto 1 y las medidas sanitarias del punto 2, pero hay que ir a trabajar.

No se trata de abandonar las medidas básicas de lavado de manos y aislamiento físico. La idea es mantener la maquinaria de la sociedad funcionando, asumiendo todas las medidas de higiene que se han descrito, pero sin dejar de trabajar. Las empresas habrán de implementar programas de protección basados en el lavado de manos, el uso de gel desinfectante si se considera necesario y de tapabocas cuando se requiera.

El mundo cambió y tendremos que evaluar la posibilidad de negociar un nuevo contrato social. Como bien dijo Yuval Noah Harari en una publicación reciente en el Financial Times: "cuando a la gente se le dicen los hechos científicos y la gente confía en las autoridades que se los dicen, las personas pueden hacer lo correcto sin que el “Gran Hermano” las vigile". “Un pueblo motivado y bien informado es mucho más poderoso y efectivo que un pueblo vigilado e ignorante”.

Espero que juntos podamos superar esta crisis, que para el momento en que redacto esta reflexión, tiene 1780 casos, 50 muertos por coronavirus y 23 en una masacre de presos en una cárcel asustados que querían escapar de una situación de hacinamiento brutal. Me gustaría que solo murieran los que tengan que morir por coronavirus. No serán tantos si aislamos a nuestros adultos mayores, si cumplimos con el aislamiento social voluntario y el lavado de manos, si aumentamos de forma exponencial el número de test que hacemos y si la mortalidad real para Colombia no resulta tan alta, como es muy probable que suceda, porque todo indica que en algunos países ha sido sobreestimada como consecuencia de un sesgo en la selección de los pacientes sometidos a pruebas de PCR.”

Quien es Juan José Arango Escobar?

 Juan José Arango Escobar nació en Medellín en 1961.  Se graduó como médico en la Universidad Pontificia Bolivariana y se especializó en cardiología y en cardiología intervencionista. Retirado del campo de la medicina se ha dedicado a escribir sobre temas diversos, realizar videos científicos como mecanismo educativo.

Durante su carrera ha sido galardonado por su labor:

* 1985 - Premio Manuel Uribe Ángel, Excelencia en cardiología distinción otorgada por la Sociedad colombiana de cardiología, Medellín - Colombia.
* 1991, 2001 - Premio Ramón Atalaya, entregado por la Sociedad colombiana de cardiología, Medellín Antioquia – Colombia.
* 1993 - Excelencia cardiología, Premio otorgado por la Sociedad colombiana de cardiología, Medellín, Antioquia - Colombia.
 * 2000 – Homenaje Orden, Aporte científico, entregado por la Cámara de Comercio Medellín, Antioquia - Colombia.
* 2006 - Mejor trabajo presentado en el XXI Congreso colombiano de cardiología y cirugía cardiovascular, Sociedad Colombiana De Cardiología, Bogotá Colombia.
* 2020 - Reconocimiento, como benefactor de la construcción de la paz y la cultura, Universidad Surcolombiana USCO, Neiva Colombia.
Retirado de la práctica de la medicina, participa activamente en conferencias, congresos, seminarios y creación de videos de carácter educativo sobre temas diversos como física, estadística, cardiología y fotografía de aves, entre otros. Actualmente se encuentra domiciliado en la ciudad de Cali, Valle del Cauca, Colombia.

Fuentes de la información:








No hay comentarios:

Obras de artes en homenaje a “Tierra de promisión” de Rivera

  Un proyecto que estaba en el olvido, fue rescatado este año por la Secretaria de Cultura y Turismo, a través de la Biblioteca Departamenta...